jueves, diciembre 16, 2010

Aquella mañana, cuando te vi partir, las luces del ecenario se apagaron
Ni adios, ni hasta luego, solo un cruce de miradas que no quisiera saber que significaron,
tan sólo un recuerdo para el corazón,
tan sólo un momento para la razón.

No hay comentarios: