jueves, junio 19, 2008



Ese día, el alma se me salió,
dijo muy convencida, y
me miraba desde afuera riendo,
silbando y volando.

En media hora regreso, comentaba,
yo no le crei, sólo pensaba en que el miedo
se podria filtrar por la puerta.

No te vayas, susurraba,
ella, no yo, o bueno
las dos.

Regresa ahora, que todo se ve azul
y no se en donde estoy.


1 comentario:

Adso dijo...

pues aqui ando, de visita :)
saludos Meg!